Oblatas Europa - Reflexiones Adviento

IV Domingo de Adviento 2019

Reflexión sobre el Evangelio segun san Mateo, 1, 18-24

'María dará luz a un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús porque Él salvará a su pueblo'

Entre las dos etapas de celebración del matrimonio en Israel, María y José tuvieron que atravesar el amargo silencio del desierto de Dios. Cuando estaban comprometidos para casarse, un ángel dijo a María que sería la madre del Mesías y ésta dijo sí. Este anuncio José también lo recibió entre sueños y también dijo sí. Ambos confiaron en el Señor. No se dejaron llevar por los perjuicios a los que tantas veces recurrimos y que nos impiden escuchar lo que Dios nos pide. María y José descubrieron que embarcarse en la nave de Dios era penetrar en el fuego y sufrir una dolorosa quemada.

Este evangelio nos ayuda a comprender que, con el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios, de las entrañas de María y el cuidado amoroso de José llegamos a la 'plenitud de los tiempos', que es la plenitud de la esperanza y de la fe.

Tanto la Escritura como la tradición nos permiten contemplar en José y María dos expresiones de humanismo que nos interpela: su noche oscura y su servicio, José pasó una noche oscura en el encuentro con el misterio que se manifestó en María en la concepción de su hijo. Esta experiencia común, fuerte y dolorosa, crea escuela donde estudiar muchos sentimientos humanos y valores cristianos de gran profundidad.

Un año más el Adviento nos recuerda que Dios viene a nuestras vidas y como a José y a María nos invita a escucharlo.

 

Pilar Albajar y Graciela Pereira laicas oblatas de Barcelona

 

Todas las refexiones

I Domingo de Adviento

II Domingo de Adviento

III Domingo de Adviento

IV Domingo de Adviento